sábado, 5 de junio de 2010

Parque Nacional de Canaima ( Venezuela )



Uno de los más fascinantes e interesantes de mis viajes , ha sido sin duda el que realicé al Parque Nacional de Canaima al sudeste de Venezuela en el estado Bolivar. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1.994.


Un lugar de acantilados escarpados y caídas de agua elevadas formando paisajes espectaculares , cuyo clima oscila entre los 21ºC y 10ºC de temperatura , donde la mayor parte de su extensión está ocupada por mesetas de roca llamadas tepuis, presentando un medio biológico único y también de un gran interés geológico. El tepui de mayor superficie de todos es el Auyantepuy ( 700 Km2 aprox.) siendo este la cuna del famoso “ Salto Ángel” .es de los mas nombrados junto con el Roraima en la Gran Sabana Venezolana. Posee uno de los cañones más impresionantes del planeta, el “ cañón del Diablo”, repleto de saltos de agua y gigantescas paredes verticales erosionadas por el paso de los siglos. Con una altura promedio que ronda los 2500 metros sobre el nivel del mar. Es un gigantesco proveedor de aguas en el Parque Nacional Canaima. Es considerado el Olimpo de los Dioses Arekunas, su nombre correcto es “ Aiyantepuy” que significa montaña del infierno, aunque se define a menudo como montaña del diablo. Situado al sur del río Orinoco, en el estado Venezolano de Bolívar. Linda sus fronteras con las tierras amazónicas de Brasil y Guyana. Formado por un bosque húmedo tropical , sabanas con morichales ( de cuyas hojas se extrae un zumo que, fermentado, constituye el vino de palma ). Abundan las orquídeas , gramíneas y bromelias . También se encuentran las plantas carnívoras que atrapan insectos con los que poder obtener su alimentación necesaria. Ademas de gran variedad de aves y otros animales.


En la majestuosidad de este paisaje natural son numerosas las excursiones que se pueden hacer. Desde la visita al Salto Angel, a la cueva y salto Kavac, salto el Sapo, el poblado de Canaima y su lago. El parque posee bellos y excelentes escenarios geográficos, ambientes espectaculares.
Otros sitios de interés en el Auyantepuy son ,el valle de las mil columnas, el mono de piedra, la avioneta de Jimmy Ángel, el dinosaurio de piedra, el salto cortina, el salto churún, el cañón ahonda.

No muy lejos del Lago Canaima a 4 horas en curiara y 2 horas caminando se encuentra el majestuoso Salto Angel también llamado Kerekupai-merú por los indígenas, en cuya lengua , el Pémon ,significa “ Salto del lugar más profundo “ .Es el salto de agua más alto del mundo con cerca de 978 metros de caida. Su rio churum, nace en lo alto de el auyantepuy y desemboca en el río Carrao, Churún-Merú es el nombre que le dieron los indígenas a esta montaña . y este a su vez forma la laguna de Canaima terminando en el rio Caroní .
Descubierto por el aviador Jimmy Crawford Angel tras aterrizar en la cima del Auyan Tepuy cuando buscaba oro en la zona. El explorador Ernesto Sanchez lo descubrió con anterioridad en el 1910 pero no se lo reconocen oficialmente.

Tras un tranquilo vuelo desde Caracas y preciosos paisajes,se divisa el poblado de Canaima , junto al lago del mismo nombre. Aterrizamos sin incidencias. Tras los tramites de la llegada , una persona de la agencia nos espera para acomodarnos en la habitación que nos corresponde. Un dormitorio sin lujos, con lo justo, pero agradable, la sensación es de tranquilidad, no hay prisas, nadie corre, nadie grita. Si cabe la algarabía formada por una par de guacamayos tricolor, que enamoran desde su muro a los presentes .Un poblado acogedor, así como sus gentes, denota la limpieza del lugar y la tranquilidad es absoluta. La plaza del poblado está presidida por un busto de Simón Bolivar junto a una pequeña y hermosa parroquia de piedra Es un lugar de sensaciones.

La Laguna de Canaima es un descanso natural de las aguas del río Carrao que atraviesa esas tierras y que ha esculpido con el tiempo este codo de agua que permite se forme esta hermosa laguna a la que asisten las aguas por monumentales saltos de pequeña altura pero de gran poder.

Tras contactar con el guia que nos llevará mañana hasta el mismo salto Ángel , nos enseña el poblado y un mirador sobre los saltos que vierten sus aguas en la laguna, donde podemos admirar toda la fuerza que llevan estas aguas. El sonido es atronador , si apenas podemos hablar .Este mirador es el comienzo del camino .Un plano de la zona, de madera ,nos enseña los lugares por donde subiremos en curiara el rio Carrao hasta la isla Ratón y por donde días después volaremos en avioneta por el valle del diablo haciendo varias pasadas frente al Salto Ángel, terminando en el poblado de Kavac visitando su gruta.

Hoy es el día, vamos a iniciar el ascenso por el río Carrao dos guías lugareños nos llevaran por estas aguas, hora tranquilas, hora se vuelven rápidas. Los guías están bien experimentados , cargan con varias cajas con la comida y utensilios para estos días. En el transcurso del viaje el tiempo empeora teniendo que aguantar una fuerte tormenta de agua . Antes de subir en la curiara nos ajustamos los salvavidas. No es fácil subir sin que se tambalee y mas para estos tres inexpertos turistas aventureros. Como los del chiste, “¿ que hacen por estas tierras, un japones, un vitoriano y un alicantino?”.La verdad que pasarlo fenomenal .

El ruido de la corriente se mezcla con el del motor de esta pequeña embarcación . Pronto nos cruzamos con otras que van de regreso. El paisaje cada vez se va cerrando mas , vamos entrando entre selva y montañas , es majestuoso , los tepuis asoman entre nubes coronando estos lugares, los guías nos señalan unos perfiles que parece una cara. Pronto empezamos a ver entre las paredes verticales los chorros impresionantes, saliendo de entre esas paredes. Llegamos a los rápidos, la corriente crece en velocidad, pronto el guía que se encarga del motor , va superando y esquivando las diferentes piedras y dificultades que encuentra , experto en el manejo y conocedor del trayecto, sabe bien por donde debe dirigir la embarcación, comentan que las aguas están bajas por las pocas lluvias de los últimos meses. “ Bueno para mí , lo que nos ha caído hace un rato, nos sobraba en mi tierra , ¡ como llovía ! “. Nos acercamos hacia la orilla , junto a ella una cabaña hecha de entre arboles, en ella una mujer indígena, correteando varios niños, los guías los conocen, vamos a intercambiar algunas lastas por pescado , sin bajar hacemos el intercambio y seguimos nuestro camino.

Al fondo ya se divisa el Aiyantepuy,como un mundo perdido asoma entre nubes, bajo estas ya podemos ver la fortaleza de caída de las aguas del río Churum, estamos frente al Salto Ángel. El tiempo se ha tornado oscuro, la humedad en el ambiente es alta . Después de unas cuatro horas de ascenso, llegamos a la Isla Ratón, frente a ella, en el margen derecho del río , una pequeña playa de arena se abre entre los arboles, al fondo la cabaña que nos dará cobijo durante estos días, una mesa central de madera la preside, junto a esta la cocina con horno, todo de piedra, columnas de madera sostienen un techado de chapa , sin paredes laterales, en el otro extremo una pequeña caseta con los urinarios.

El pequeño motor ha parado. Por todo sonido, un rumor , se escucha de fondo, habla el Salto Ángel, nos recibe como sabe .Las sensaciones en este lugar pueden ser escritas, difícil pueden ser explicadas, pero cuando te vas quieres volver, sabes que será difícil sentir lo mismo en cualquier otro lugar. Busco ese rumor, el guía lo sabe, el sabe muy bien de donde viene, me enseña el lugar desde donde puedo verlo. Está allí, lo veo entre el entramado de los arboles. Tendremos que esperar hasta mañana para verlo mejor. Desde aquí nos queda unas dos horas andando entre la selva.

Mientras uno de los guías lo prepara todo para hacer la comida, el otro nos enseña como colocar las hamacas donde vamos a dormir. Las atamos de las columnas de madera, y nos da unos consejos para subirnos en ellas y descansar. No parece muy fácil, pero conseguirlo es fenomenal , sobre todo para estos inexpertos turistas aventureros. Las colocamos juntas, pues es posible que venga otro grupo y hay que dejarles sitio. Se acerca el atardecer, pronto tendremos otra tormenta. La lluvia cae fuerte por estos lugares. Pronto nos acostumbramos al rumor incesante de fondo , pero en la noche será interrumpido por una tormenta de rayos y truenos . La selva se ilumina , se rompe con cada relámpago que atraviesa el cielo.

La noche fue larga y el descanso confortable. Hoy un fuerte desayuno nos dará la suficiente energía para el camino. La lluvia desapareció . La cumbre del Aiyantepuy está oculta por las nubes. Comenzamos el camino por un sendero, alfombrado de hojas , en multitud de ocasiones el sendero desaparece , pero ellos conocen muy bien el lugar. El rumor cada vez está mas cercano. En algún recodo se divisa al fondo, si cabe cada vez mas majestuoso, aun está oculto por esa extensa capa de nubes. Ascendemos hacia una pequeña cima rocosa, estamos enfrente de la caída de agua del Salto Ángel, utilizado como mirador, allí nos juntamos con varios grupos , entre ellos un grupo que también venia desde Alicante .

Las nubes cubren la cima, entre ellas se vé caer el agua, el estruendo es ensordecedor , tenemos que hablar a gritos. Aunque estamos a cierta distancia el agua nos salpica, las cámaras se mojan. El paisaje desde allí es maravilloso. Tras nosotros se extiende un inmenso y hermoso valle de selva, arropado por los tepuis , innumerables arroyos y chorros de agua pueden verse desde el lugar. Las nubes se resisten a marchar . Nos han dicho que en ocasiones hay helicópteros que pasan por la cima para de alguna manera abrir esas nubes. Tras unas dos horas de espera , aunque hay mucho por ver en el lugar , entre ello he tenido delante de mi, como a un metro, un colibrí , se movió tan rápido que aunque lo tenia en el objetivo de mi cámara, no salió en la foto. Por fin la cumbre empieza a verse, varios chorros caen de ella, formando una inmensa caída de agua.

Hoy el día ha sido caluroso y aunque han habido nubes , no ha llovido. Las imágenes vistas desde el mirador las repaso en mi cabeza por el resto del día. La noche de hoy es mas tranquila , el silencio de la noche se oye .Frente a mi tengo el correr del carrao iluminado por la luna . Como estrellas que han bajado a verse en el río , vuelan las luciérnagas , nerviosas por lo que han visto, vivas como lo que son. ¿ Como no se va a poder relajar con estas sensaciones ? . Es una delicia para todos los sentidos. El rumor sigue ahí, también nos quiere despedir , como sabe.

Es la mañana del tercer día. Un grupo ha llegado, son jóvenes ingleses. Empezamos a recoger para marchar hacia Canaima, mañana haremos un viaje en avioneta por el cañón del Diablo y visitaremos Kabac. La calma del lugar se ha disipado . Uno de los jóvenes ha atado su hamaca, como todos , en las columnas de madera, pero ha querido acostarse saltando sobre ella, un crujir de la fuerte madera, y las consiguientes risas de sus compañeros, hace que este también , aunque retorciéndose en el suelo , se una a las risas.

La bajada hacia Canaima es algo mas tranquila y rápida. La tormenta ya no ha hecho acto de presencia. Antes de llegar al poblado, el guía nos lleva a ver los saltos de agua a la entrada del lago, debajo hay unos senderos que nos lleva a pasar por debajo de ellos, es impresionante , el agua cae con tal fuerza que te absorbe hacia ella, el estruendo dentro del pasillo, entre la pared y el agua es impresionante .Nos quitamos la ropa y pasamos en bañador, pasamos las cámaras envueltas en bolsas para evitar se mojen. El agua está fría , el japones pasa gritando ; pues nosotros también. “ ¿Será esto una prueba del humor amarillo? “. Cuando llegamos al otro extremo es fenomenal ,como un pequeño balcón hacia la laguna nos permite tener una perfecta vista de esta, las piedras resbalan , hay que andar con cuidado. Un pequeño arco iris nos da la bienvenida , el paisaje tras este es fenomenal.

El viaje se nos ha hecho corto , hay tanto por ver y tanto que podríamos visitar, pero el tiempo nos limita. El fin del día lo pasamos recorriendo el poblado y cenando y charlando en el pequeño bar cercano a nuestra cabaña, las gentes de estos lugares son estupendas y muy acogedoras.
Hoy vamos a volar en una avioneta hacia Kabac. Salimos temprano pues la idea es volver en el mismo día. Coincidimos los tres mismos turistas , aunque en esta ocasión , vienen hasta el poblado dos indígenas del lugar, padre he hijo , que se quedaran en la aldea . Podemos ver desde lo alto , por donde fuimos estos días subiendo el carrao.
Desde arriba todo cambia , si cabe todo parece mas impresionante . Los tepui están ahí , arropándonos de los malos vientos , pasamos cerca de sus paredes , nos adentramos en el cañón del Diablo haciendo varias pasadas por delante del Salto Ángel.
Aterrizamos en un llano frente al poblado de Kabac , una veintena de cabañas propias de la zona y una bandera Venezolana izada , movida por el viento , un guía nos está esperando para llevarnos a la gruta , la travesía no es muy larga , ladeando un pequeño río de aguas trasparentes , en ocasiones lo hemos de atravesar . En la gruta , hay que internarse por el cauce del río, por lo que en ocasiones hay que ir a nado , una cuerda nos indica el camino , al final una inmensa bóveda , en lo alto de esta se abre al cielo para dejar entrar un salto de agua que acompañado por los rayos del sol ilumina todo un emparedado de piedra , arriba se observa parte de la vegetación del bosque que rodea esta gruta .




Venezuela tiene maravillosos parajes , pero sin duda alguna el Parque Nacional de Canaima debería entrar en cualquier itinerario turístico que se precie .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada